#ESTILOTips

Desayuno

image01

En cualquier presentación, la avena es un grano rico en proteínas, grasas insaturadas y vitamina B. Es el cereal con mayor concentración de vitaminas y minerales. Sus propiedades beneficiosas para la piel son ampliamente conocidas, al igual que sus cualidades para regular el tránsito intestinal. Este cereal tiene muchos beneficios para la salud y puede ser ingerido por cualquiera.

Es un alimento que ha sido consumido durante más de 4.000 años y en la antigüedad se la consideraba una comida para las clases bajas. Sin embargo, en la actualidad esta percepción ha cambiado debido a todas las propiedades que posee. Por esta razón, agregar avena a cualquier comida, ya sea en el desayuno, merienda, etcétera, es uno de los mejores hábitos para mantenerse saludable.

Las propiedades de la avena

La avena contiene proteínas en abundancia, así como hidratos de carbono, grasas saludables (grasas insaturadas y ácido linoleico), vitaminas, minerales y oligoelementos. Estas propiedades hacen que este grano proporcione energía, evitando la sensación de cansancio que se produce por la bajada de glucosa.

Este cereal es una excelente fuente de las vitaminas del complejo B, vitamina A, vitamina E y vitamina D. Además, contiene minerales como el calcio, el cual evita la osteoporosis. Es rico en hierro, por lo que ayuda en el transporte de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Junto a esto, la avena proporciona cinc, lo que representa un papel fundamental en el desempeño de la insulina.

Otra de las propiedades de la avena es que posee hasta un 25% de proteína, superando a cualquier cereal, ya que ningún otro contiene una cantidad tan concentrada. Por ejemplo, la avena tiene una concentración de proteínas tan alta como la carne, la leche y los huevos. De esta manera, nuestro organismo utiliza las proteínas de la avena para formar nuestros músculos. Además, también son necesarias para mantener nuestra masa muscular.

Ahora bien, los copos de avena tienen seis de los ocho aminoácidos esenciales: isoleucina, leucina, lisina, metionina, y fenilalanina. Éstos ayudan a eliminar el colesterol malo (LDL) y estimulan al hígado para producir más lecitina que ayuda a depurar compuestos pesados del organismo. Esto convierte a este cereal en el más completo que hay. En comparación: el trigo contiene únicamente un aminoácido esencial y la cebada y el centeno no tienen ninguno.

Por otra parte, los betaglucanos, presentes en este alimento, son componentes que absorben el colesterol y los ácidos biliares del intestino. Esto evita que los compuestos nocivos pasen al organismo y ayuda a eliminarlos de manera natural.

Finalmente, este grano posee una gran cantidad de fibra, sobre todo el salvado de avena, que ayuda al buen tránsito intestinal y a reducir el colesterol. Debido a esto, no solo se convierte en un remedio eficaz contra el estreñimiento, sino que reduce los ácidos biliares disminuyendo su capacidad tóxica.

Beneficios para la salud

Regula el sistema digestivo: Debido a su buena cantidad de fibra soluble, la avena ayuda a digerir los alimentos y regula el sistema digestivo. Consumir avena evita el estreñimiento y facilita el tránsito intestinal. También, un vaso de agua con una cucharadita de hojuelas alivia el reflujo y la acidez.

Reduce el colesterol: Consumir el grano todos los días es una buena forma de bajar los niveles de triglicéridos y colesterol malo de la sangre. Gracias al ácido linoleico y fibra que posee, la avena impide que el colesterol pase al intestino. Al mismo tiempo, también la fibra va barriendo los depósitos de grasa que se acumulan en las paredes de las arterias. Todo esto protege al cuerpo de desarrollar hipertensión, de un infarto o cualquier otro problema cardiaco.

Controla los niveles de azúcar: La avena es altamente recomendada para los diabéticos, puesto que su fibra soluble estabiliza los niveles de azúcar. Debido a que reduce la absorción de azúcar en el intestino, también disminuye los niveles en la sangre. Es importante señalar que, a diferencia de otros cereales, este grano en particular aporta más hidratos de carbono que otros tipos de fibra.

Regenera los tejidos: Como es muy rica en proteínas, consumirla favorece la producción y el desarrollo de tejidos nuevos en el cuerpo.

Previene el cáncer: La avena, al igual que otros granos vegetales, tiene infinidad de sustancias fotoquímicas, las cuales son químicos de origen vegetal que tienen relación con la prevención del desarrollo de cáncer. Los fitoestrógenos y los lignanos que se encuentran en este grano tienen una correlación con la disminución en el riesgo de las hormonas relacionadas con el cáncer de mama. Aún se está investigando el efecto favorable de los componentes fotoquímicos de la avena en otros tipos de cáncer como el de endometrio, ovario y el de próstata.

Te mantiene saciado: Un desayuno de avena mantendrá satisfecho al organismo por más tiempo que uno de cereal con leche. Esto es debido a que la avena posee carbohidratos de absorción lenta, lo que permite un efecto de saciedad más prolongado y un mayor control de los niveles de azúcar en la sangre.

Rico en calcio: La avena posee una buena cantidad de calcio, lo que ayuda a evitar la desmineralización de los huesos.

Es favorable para la piel: Las hojuelas de este grano tienen una poderosa acción limpiadora sobre la piel. Absorbe toda la suciedad y residuos que se acumulan en los poros, higienizando de forma profunda. De esta manera, se convierte en una forma natural de mantener balanceado el pH de la piel sin maltratarla. También los aceites que contiene la avena son excelentes para evitar la deshidratación de la piel. Asimismo, la avena puede ser muy relajante y ayuda a conciliar el sueño.

Puede ayudarte a bajar de peso: Tomar avena en el desayuno todos los días contribuye a que las personas mantengan controlado su peso y a que lo bajen de forma paulatina. Se pueden consumir los copos de avena con un vaso de leche o mezclados con yogur. La cantidad recomendada es de dos cucharadas diarias para que no nos excedamos en el aporte calórico.

Contiene vitaminas del complejo B: Las vitaminas como la B1 y la B2 son esenciales para el correcto funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Alrededor de 100 gramos de avena cubren el 40% de las necesidades diarias de vitamina B1.

Favorable para la tiroides: El consumo de avena previene el hipotiroidismo, ya que contiene yodo, mineral que hace funcionar de forma correcta la glándula tiroidea.

La avena puede ser consumida por todas las personas sin importar su edad. No se tiene constancia ni se han descrito contraindicaciones por el consumo de avena siempre y cuando se ingiera en las dosis adecuadas y recomendadas. No obstante, hay un pequeño grupo de personas que puede presentar alergia a la avena.

¿COMO CONSUMIMOS LA AVENA? ACÁ VA NUESTRA RECETA PARA LA "Torta de avena con pasas y frutos secos"

¿Que necesitás? Rinde 4 porciones.

12 claras de huevo

300g de avena instantánea

100g de pasas de uva

50g de nueces

50g de almendras

1 o 2 cucharadas de miel

Coco rallado

Ralladura de limón

Esencia de vainilla

1) Agregar la miel y la esencia de vainilla a las 10 claras de huevo. Batirlas un poco para incorporarle aire.

2) Mezclar la avena, las pasas, nueces, almendras, el coco y la ralladura de limón.

3) Mezclar líquidos con sólidos hasta que los sólidos se hidraten bien.

4) Precalentar una sartén antiadherente con un poco de fritolón, manteca o aceite para que no se pegue la preparación.

5) Agregar un cucharón de la preparación y cocinar a fuego mínimo. Podés hacer 2 tortas medianas o 1 torta grande.

¡A disfrutar de la avena!

Nuestras Actividades